iconDile que le llamas de PutasYEscorts.net para recibir un trato especial.icon

Vacaciones en la Playa

Telf

Idiomas

Servicios

Mi Cuerpo

Altura
:
Peso :
Pecho :
Cintura :
Cadera :
Color de Piel :
Color de Ojos :
Color de Pelo
:
Forma de Pelo :

 

Mis Datos

Edad
:
Horario :
Telf
:
Email :
Web :
Viajes :
Hoteles :
Apartamento :
A Domicilio
:
Nº Ocultos :

 

Mis Tarifas

Precio Mínimo
:
Media Hora :
Una Hora :
Dos Horas :
Tres Horas :
Cuatro Horas :
24 Horas :
Noche Completa
:
Pago Tarjeta :
Pago Metálico :

Con Claudia llevábamos años sin tomarnos unas vacaciones y sin dudas nuestro matrimonio necesitaba innovar, la rutina y nuestro trabajo nos había absorbido por completo lo que había debilitado nuestra relación.

 A pesar de todo aún nos amábamos y tras tener un día una larga conversación acordamos que unas vacaciones podrían ayudarnos a mejorar nuestro vínculo. Lo único que hicimos fue escoger un pueblo de la costa que contara con buen clima y el sol suficiente como para permitirnos disfrutar de la playa.

Una vez en el pueblito de la costa nos instalamos en un departamento de la playa e iniciamos las vacaciones con la esperanza de restablecer nuestra relación disfrutando de la compañía del otro. Hacíamos el amor con frecuencia y nos llevábamos bien pero tras unos días volvimos a tomar distancia. Fue por ello que  una noche salimos a tomar algo, realmente yo estaba preparado para pedirle  el divorcio ya que era claro que ya  nada había entre nosotros.

Justamente en el momento en el que me disponía a decirle las temidas palabras, encontramos un matrimonio de nuestra ciudad Andrea y Matías. Luego de comentar lo gracioso del encuentro, decidimos ir todos a bailar.

Matías era bastante mujeriego, por lo que no me sorprendió que se pegara a mi mujer, quien al parecer le correspondía. Yo no sentía celos en absoluto. De la misma manera Andrea se apegó a mí. En realidad era más bien fea, aunque tenía unas tetas que triplicaban las de mi mujer, por lo que no dejaba de mirárselas.

Había fantaseado muchas veces con tener sexo con otra mujer y en ese momento Andrea era a quien tenía más a mano. Aunque al lado estaba mi mujer, por lo que no podía irme con Andrea sin que ella y Matías lo notasen. Sin embargo, a los pocos minutos, Matías se acercó y me dijo algo al oído que me sorprendió muchísimo.

-Escucha Javier –dijo- si aceptas un intercambio de pareja te daré mil euros.

No necesitaba el dinero, no obstante la idea me excitó sobremanera. Por lo que le dije que le preguntara a mi esposa para saber si ella estaba dispuesta.

– Ya hablé con Claudia y está dispuesta –dijo para  mi mayor sorpresa – Andrea – continuó diciendo- Claudia es una zorrita que hará cualquier cosa que le pidamos.

En ese momento, envueltos en una vorágine de excitación y morbo ambas parejas fuimos al departamento donde se alojaban Matías y Andrea.

A pesar de que quise llevarme a la tetona de Andrea a la habitación de al lado para follar, la perra de mi esposa pensó que todo sería muchos más excitante en la misma cama.

Mientras yo follaba con Andrea, Claudia se volvió más salvaje que nunca con Matías. Todos gemíamos y nos aseguramos de que ese fuera mejor polvo que nos habíamos echado juntos.

Lo que ocurrió ese día fue realmente increíble, luego inevitablemente acabamos por divorciarnos.