iconDile que le llamas de PutasYEscorts.net para recibir un trato especial.icon

Una salida memorable

Telf

Idiomas

Servicios

Mi Cuerpo

Altura
:
Peso :
Pecho :
Cintura :
Cadera :
Color de Piel :
Color de Ojos :
Color de Pelo
:
Forma de Pelo :

 

Mis Datos

Edad
:
Horario :
Telf
:
Email :
Web :
Viajes :
Hoteles :
Apartamento :
A Domicilio
:
Nº Ocultos :

 

Mis Tarifas

Precio Mínimo
:
Media Hora :
Una Hora :
Dos Horas :
Tres Horas :
Cuatro Horas :
24 Horas :
Noche Completa
:
Pago Tarjeta :
Pago Metálico :

Una cálida noche salimos a cenar y a beber unas copas con un grupo de amigos. Fuimos a una discoteca y me decidí sacando a bailar a Lourdes. Ella es morena, hermosa, tiene un cabello largo y brillante, labios gruesos y apetecibles y unos pechos en los que podrías pasar la eternidad.

 

En un momento pusieron su canción favorita y ella se posesionó. Bailábamos sin parar y en un momento acercó sus labios a mi oreja y dijo:

 

Vamos a dar una vuelta.

 

La tomé de la mano y salimos de la disco. Caminábamos a la orilla del rio, nos detuvimos bajo un farol y no pude evitar besar esos labios.

 

Mi lengua buscaba encontró la suya, era cálida, húmeda y jugaba con la mía sin prisas Comencé a recorrer su hermoso cuerpo con mis manos, deteniéndome es sus mulos firmes, redondos, perfectos. Ella con las suyas buscó mi sexo, estaba totalmente erecto. Lourdes se sonrió al notarlo. Se pude de espaldas a mí y comenzó a rozar mi miembro con sus muslos.

 

Yo aproveché para quitarle la blusa y el brassier, girándola luego para poder contemplar sus hermosos pechos. Sus pezones estaban muy duros y sin poder resistirme comencé a lamerlos con deseo mientras ella gemía de placer.

 

Luego Lourdes se agachó y comenzó a bajarme los pantalones y la ropa interior. Tomó mi pene y lo metió en su boca. El placer que sentía era inmenso y para recompensarla, comencé a acariciar su coñito.
Nos tumbamos en el piso y le pedí a Lourdes que se tumbara sobre mí para hacer un 69. Levanté su falda. Llevaba una tanga blanca que se había vuelto casi transparente a causa de su humedad. Suavemente le quité la tanga y comencé a besar su sexo y acariciar su clítoris. Ella gemía sin parar y yo estaba tan excitado que no pude evitar correrme en su boca. Lourdes se tragó todos mis fluidos y continuó chupándome hasta que me pidió que la penetrara.

 

 

Obedecí a su pedido. Fuimos probando varias posiciones hasta que le pedí que se pusiera en cuatro patas para poder penetrarla por el ano. Cuando estaba a punto de correrme nuevamente, quité mi pene de su hermoso culo y lo coloqué entre sus pechos. Lourdes tomó sus senos y comenzó a frotarlos contra mi pene el cual no demoró en lanzar en chorro de semen en su cara.

 

La limpié y comencé a besarla nuevamente. Continuamos follando hasta que nos ganó el cansancio y nos quedamos dormidos hasta que salió el sol.

 

Secciones de Interes:

Los travestis más femeninos de Madrid

Los travestis más salidos de Valencia