iconDile que le llamas de PutasYEscorts.net para recibir un trato especial.icon

Podría pasarte a ti tambien

Telf

Idiomas

Servicios

Mi Cuerpo

Altura
:
Peso :
Pecho :
Cintura :
Cadera :
Color de Piel :
Color de Ojos :
Color de Pelo
:
Forma de Pelo :

 

Mis Datos

Edad
:
Horario :
Telf
:
Email :
Web :
Viajes :
Hoteles :
Apartamento :
A Domicilio
:
Nº Ocultos :

 

Mis Tarifas

Precio Mínimo
:
Media Hora :
Una Hora :
Dos Horas :
Tres Horas :
Cuatro Horas :
24 Horas :
Noche Completa
:
Pago Tarjeta :
Pago Metálico :

Luego de las vacaciones, la vuelta al trabajo resultaba bastante pesada. Debía analizar resultados del mes que había pasado, conferencias, reportes de gastos, deudas, etc.

Esa mañana no había podido dedicar ni un minuto a mí mismo, apenas a media mañana me limité a conversar banalmente con la recepcionista.

Luego ya era la hora del almuerzo que básicamente consistía en un refresco y un sándwich en la cocina de la planta. A las 17 horas me descubrí en mi despacho mirando la nada… fue allí cuando su imagen invadió mis pensamientos…

La imagen de esa bella mujer que había conocido en un foro de la web… una bella fémina de pechos turgentes, con su sexo totalmente depilado invitando a ser devorado apasionadamente…

Ese simple pensamiento hizo que mi sexo se abultara debajo del pantalón de mi traje… cuando comencé a recrear sus fotografías en mi mente, comenzó a sonar el teléfono de mi empresa dejando mis pensamientos a medias…

Era uno de los encargados de ventas y quería revisar conmigo algunas cifras, por lo que fui a su encuentro en su despacho…

El comenzó a hablar de la  productividad de los empleados, las acciones de marketing…sin embargo, yo esta casi ausente de lo que él decía, lo único que quería era pensar en esa mujer.

Terminada la reunión, bajé por el ascensor y mis pensamientos retomaron a aquella hermosa mujer…Creo que sus pechos desafiaban la ley de la gravedad, eran generosos y sus pezones erectos apuntaban al cielo… su sexo bien depilado, estomago plano y unos muslos que imaginaba recubiertos de mis besos, solo pensaba en lamerlos…

Pensar en esto hizo que tuviera nuevamente otra erección… mucho más intensa que la que me había sorprendido en la oficina… Comencé a acariciar mi sexo en el ascensor mientras cerraba los ojos…

En el piso dos me crucé nuevamente con la recepcionista quien notó mi miembro abultado y sonrió diciendo que seguramente yo pasaría una buena tarde.

Al oír su comentario, me sonrojé un poco, me despedí de ella quien me devolvió el saludo con una mirada de  deseo.

Era lunes y hacía mucho frío, solo quería llegar a mi pequeño departamento.

Subí a mi coche dirigiéndome a mi casa. Como era lunes no debía pasar por ningún otro lugar antes de llegar a casa.

Encendí la radio, apenas 25 minutos después estaba en casa.

Cada amanecer despierto hambriento nuevamente, el deseo de volver a encontrar nuevamente a esa mujer me invade…