iconDile que le llamas de PutasYEscorts.net para recibir un trato especial.icon

La chica de la fiesta

Telf

Idiomas

Servicios

Mi Cuerpo

Altura
:
Peso :
Pecho :
Cintura :
Cadera :
Color de Piel :
Color de Ojos :
Color de Pelo
:
Forma de Pelo :

 

Mis Datos

Edad
:
Horario :
Telf
:
Email :
Web :
Viajes :
Hoteles :
Apartamento :
A Domicilio
:
Nº Ocultos :

 

Mis Tarifas

Precio Mínimo
:
Media Hora :
Una Hora :
Dos Horas :
Tres Horas :
Cuatro Horas :
24 Horas :
Noche Completa
:
Pago Tarjeta :
Pago Metálico :

Conocí a Adriana en una fiesta de cumpleaños de una amiga que ambos teníamos en común. En ese momento yo estaba de novio, pero apenas la vi, me sentí deslumbrado por su belleza.

Adriana tenía un cuerpo espectacular, era la mujer más sensual que había conocido y; sin lugar a dudas ella me excitaba de una manera que desconocía.

Fue durante esa fiesta que, al irse mi novia, aproveché para sacarla a bailar. Bailábamos con nuestros cuerpos muy pegados y no pude evitar tener una erección apenas sentí el contacto de su cuerpo contra el mío.

Adriana se sonrió y muy bajo al oído me dijo que le gustaría poder tocar mi miembro. Como la luz estaba muy tenue, le dije que lo hiciera. Disimuladamente ella comenzó a acariciar mi miembro erecto por encima de mi pantalón, mientras que yo le correspondí acariciando sus senos.

El hecho de tocarla allí en penumbras, sin que nadie pudiera notarlo hizo que me excitara muchísimo, por lo que al rato ambos nos retiramos de la fiesta, cada uno por su lado para evitar levantar sospechas.

Nos dirigimos al hotel más próximo invadidos por la lujuria y la excitación que se había apoderado de nuestros cuerpos. Una vez allí tomamos juntos un baño, bajo la ducha comencé a acariciar sus pechos e introduce mis dedos en su coño mojado, se sentía muy caliente.

Besé su sexo hasta que ella se corrió en mi boca. Adriana me correspondió arrodillándose ante mí y mamándome la polla de un modo asombroso. Prácticamente le entraba todo en la boca.

Sentí que Adriana me transportaba a un mundo nuevo, totalmente desconocido por mí, la verdad es nunca me habían dado sexo oral con tal maestría.

Cuando sentí que no podía resistir más la calentura, tomé a Adriana en mis brazos, la tumbé sobre la cama en cuatro patas y comencé a lamer y besar su ano y su coñito. Su culito comenzó a dilatarse y lentamente comencé a meter mi pene en él, empujando intensamente hasta que entró la cabeza y comencé a embestirla hasta que la penetré por completo.

Luego de un rato de meter y sacar mi miembro de ese culo delicioso, cuando estaba a punto de alcanzar e orgasmo, coloqué mi pene entre sus pechos y me corrí en sus tetas estallando en un gemido de placer que retumbó en el cuarto del hotel.

Secciones Recomendadas

Las prostitutas más fogosas de Mallorca

Las chicas más calientes de Murcia