iconDile que le llamas de PutasYEscorts.net para recibir un trato especial.icon

Jugando a las mucamas con putas Barcelona

Telf

Idiomas

Servicios

Mi Cuerpo

Altura
:
Peso :
Pecho :
Cintura :
Cadera :
Color de Piel :
Color de Ojos :
Color de Pelo
:
Forma de Pelo :

 

Mis Datos

Edad
:
Horario :
Telf
:
Email :
Web :
Viajes :
Hoteles :
Apartamento :
A Domicilio
:
Nº Ocultos :

 

Mis Tarifas

Precio Mínimo
:
Media Hora :
Una Hora :
Dos Horas :
Tres Horas :
Cuatro Horas :
24 Horas :
Noche Completa
:
Pago Tarjeta :
Pago Metálico :

Siempre tuve la fantasía de tener sexo con mucamas. Sé que se trata de una fantasía muy común pero sencillamente eso era lo que me excitaba más que nada.

Totalmente decidido comencé a investigar en algunas páginas de Internet y llame a algunas agencias de acompañantes para pedir los servicios de dos putas Barcelona que estuvieran dispuestas a interpretar este rol para mí.

Afortunadamente, al tratarse de una fantasía bastante demandada, de inmediato en la agencia me dijeron que esa misma noche podían enviarme dos putas Barcelona que estaban familiarizados con la interpretación de todo tipo de roles, fundamentalmente el de mucamas.

Ésa misma tarde fui a una tienda de lencería femenina y conseguí dos disfraces de mucama muy sensuales, además compré ligas y panties, regresé a mi casa abrumado por el deseo que me invadía el hecho de tener sexo con las putas Barcelona.

Las horas pasaban lentamente, pero finalmente llegó el momento en el que sonó el timbre del departamento, eran las putas Barcelona que habían llegado horario.

Bajé a abrirles y me impacté al verlas. Eran las dos putas más calientes que podría haber imaginado, dos rubias de voluptuosa curvas, grandes senos y unas piernas impresionantes. Sólo con verlas mi polla se puso dura como una roca.

Las hice pasar y subimos a mi apartamento, allí les invite un trago y sobre sofá estaban los dos disfraces que había adquirido la tienda. Luego de que las putas Barcelona terminaron su trago les pedí que se vistieran se dispusieran a ordenar el apartamento mientras yo observaba sentado en una silla de la cocina.

Las putas obedecieron, se vistieron, los disfraces le quedaban a la perfección. Una excitación de poseía. Le pedí a una de las putas Barcelona que se agachara para recoger unas revistas que había dejado a mis pies y; cuando lo hizo, desabroché mi pantalón, la tomé de la cabeza con violencia y la obligué a mamármela.

La puta de la chupó de una manera increíble, mientras que la otra se había puesto en cuatro y jugaba con un plumero que introducía en su coño. Ver esta imagen me puso como loco y no puede contenerme. Me acerqué la otra de las putas Barcelona, la que se había puesto cuatro, le quité el plumero del coño y se lo introduje en el ano.

Luego de jugar con su culo, retiré el plumero y comencé a penetrarla, estaba tan caliente que luego de embestirla por unos minutos al compás de sus gemidos me corrí largando un chorro de semen que chorreé por sus piernas hasta llegar al piso.

Obligué a las dos putas Barcelona a que con sus lenguas limpiarán el desastre. Luego les pagué por sus servicios y les agradecí por haber tenido una noche fabulosa.