iconDile que le llamas de PutasYEscorts.net para recibir un trato especial.icon

El skinhead

Telf

Idiomas

Servicios

Mi Cuerpo

Altura
:
Peso :
Pecho :
Cintura :
Cadera :
Color de Piel :
Color de Ojos :
Color de Pelo
:
Forma de Pelo :

 

Mis Datos

Edad
:
Horario :
Telf
:
Email :
Web :
Viajes :
Hoteles :
Apartamento :
A Domicilio
:
Nº Ocultos :

 

Mis Tarifas

Precio Mínimo
:
Media Hora :
Una Hora :
Dos Horas :
Tres Horas :
Cuatro Horas :
24 Horas :
Noche Completa
:
Pago Tarjeta :
Pago Metálico :

Desde siempre fui  skinhead alto. Soy un chaval alto, bastante guapo y bien dotado.

Hace unos años con mi novia estábamos en la casa de los padres de ella viendo una película. Alejandra, mi novia es realmente preciosa, tiene unas curvas para infartarse, lindas tetas y un culo firme y redondo.

Ese día estábamos en la cama. Yo vestía unos pantalones ajustados remangados, botas militares y tiradores. Alejandra estaba muy sexy con su corta falda escocesa, camiseta blanca y botas altas.

 En la película justo pasaban una escena de sexo y le comenté a Ale que podíamos hacer lo mismo. Ella me miró y me sonrió.

 Sin embargo, la escena me había excitado tanto que comencé a meter una de mis manos debajo de su falda. Ella me miró más no dijo nada pero yo cada vez estaba más caliente ya que el morbo de poder ser pillado allí con mi novia en casa de sus padres me excitaba sobremanera.

 Con mis dedos corrí su tanga y comencé  a masturbarla. Ale gemía y entrecerraba los ojos. Cada vez la notaba más y más mojada hasta que me suplico que la penetrara.

 Sin siquiera pensarlo, le quité su diminuta tanguita y metí mi cabeza entre sus piernas para lamer su sexo. Ale gemía y se retorcía, por lo que debí taparle la boca por temor a que sus padres nos oyeran.

 Fui besándola desde su sexo hasta llegar a sus labios. La besé apasionadamente en la boca. Ale se arrodilló ante mi, desabrochó mi cinturón, bajó mi cremallera y de golpe me bajó los bóxers. Sin darme tiempo siquiera a reaccionar comenzó a chuparme el pene como solo ella sabía hacerlo.

 Sentí que estaba a punto de estallar en su boca, pero antes de correrme, quité mi miembro de su boca, la empujé sobre la cama. Abrí sus piernas y comencé a penetrarla suavemente al principio mientras entre jadeos y suspiros fui incrementando el ritmo y nuestros gemidos se convirtieron en gritos.

 El ruido que hicimos, llamó la atención de sus padres, quienes abrieron la puerta y eso me excitó tanto que empecé a penetrarla más fuerte, mientras notaba como se contraía el sexo de Alea mientras gritaba terminando en un increíble y sonoro orgasmo que hizo que yo también me corriera estallando dentro de mi novia mientras oía los insultos de sus padres que habían contemplado el final de la escena.

  Hoy sigo con Ale pero por el momento, tengo la entrada a su casa prohibida a causa de esa maravillosa experiencia.