iconDile que le llamas de PutasYEscorts.net para recibir un trato especial.icon

El equipo de natación y las putas Vigo

Telf

Idiomas

Servicios

Mi Cuerpo

Altura
:
Peso :
Pecho :
Cintura :
Cadera :
Color de Piel :
Color de Ojos :
Color de Pelo
:
Forma de Pelo :

 

Mis Datos

Edad
:
Horario :
Telf
:
Email :
Web :
Viajes :
Hoteles :
Apartamento :
A Domicilio
:
Nº Ocultos :

 

Mis Tarifas

Precio Mínimo
:
Media Hora :
Una Hora :
Dos Horas :
Tres Horas :
Cuatro Horas :
24 Horas :
Noche Completa
:
Pago Tarjeta :
Pago Metálico :

Hace algunos años formaba parte de un equipo de natación de mi ciudad. Éramos bastante buenos, fue por ello que terminamos compitiendo con otros equipos de otras ciudades representado a nuestro lugar.

En una  de esas competencias que se llevaban a cabo debimos viajar a Vigo para una competencia. En el equipo estábamos  yo y tres compañeros más. A veces las jornadas o las estadías en las ciudades se extendían demasiado y nos aburríamos.

Habíamos decidido que en esta ocasión no sucedería lo mismo. Debíamos estar varios días en la ciudad y fue por ello que decimos contratar a unas putas Vigo para estar bien acompañados y hacer más amena nuestra estadía. Además con las putas Vigo podríamos relajarnos, teniendo en cuenta el estrés y la tensión constante que suponen estas competencias.

El primer día de la competencia nos fue bastante bien. Sacamos puntajes altos y eso nos aseguró continuidad en la competencia.

Una vez  que la misma terminó por ese día, regresamos con mis compañeros al hotel donde estábamos alojados y decidimos llamar a unas putas Vigo para festejar nuestra buena racha.

Luego de buscar unos pocos minutos en Internet, dimos enseguida con unas  putas Vigo que eran de lo más sensuales. Las llamamos y ellas nos dijeron que podían acudiría  nuestro encuentro en unas horas.

Estábamos muy calientes, hacía tiempo que formaban parte de ese equipo de natación, pero nunca nos habíamos divertido juntos, mucho menos con putas Vigo. A pesar de que a veces pasábamos muchas horas juntos, éramos muy reservados con respecto a nuestra vida persona.

Sin embargo, los dos estábamos muy excitados y no podíamos dejar de pensar en que en muy poco tiempo estaríamos deleitándonos de placer con terribles putas Vigo.

A la hora indicada, llamaron de la recepción. Las putas Vigo habían llegado. Le pedí al recepcionista que las hiciera subir a la alcoba.

Las putas Vigo no estaban nada mal, esperaba que fueran un poco más vulgares, pero no lo eran. Eran muy sensuales, y a pesar de lo que esperábamos, vestían ropa sensual pero discreta.

Me decidí por la morena, era la más delgada de ellas y se corresponde a la clase de mujer que me ponen cachondo. Mis amigos se quedaron con las otras putas Vigo y yo me fui a la habitación contigua con la morena.

Una vez allí disfruté sus increíbles mamadas. La chupaba de una manera sorprendente. Tanto me calentaban sus mamadas que en seguida la puse en cuatro sobre la cama para follarla.

La puta se dejó hacer de todo, obedeciendo mis reglas y cuando ya no pude más bañé su culo de semen caliente que chorreó por sus muslos hasta ensuciar las sábanas.