iconDile que le llamas de PutasYEscorts.net para recibir un trato especial.icon

Despertando con Chaperos Zaragoza

Telf

Idiomas

Servicios

Mi Cuerpo

Altura
:
Peso :
Pecho :
Cintura :
Cadera :
Color de Piel :
Color de Ojos :
Color de Pelo
:
Forma de Pelo :

 

Mis Datos

Edad
:
Horario :
Telf
:
Email :
Web :
Viajes :
Hoteles :
Apartamento :
A Domicilio
:
Nº Ocultos :

 

Mis Tarifas

Precio Mínimo
:
Media Hora :
Una Hora :
Dos Horas :
Tres Horas :
Cuatro Horas :
24 Horas :
Noche Completa
:
Pago Tarjeta :
Pago Metálico :

No recordaba bien lo que había hecho la noche anterior, solo que había bebido bastante. Me senté en la cama y comencé a hilvanar mis pensamientos, terminando por recordar que había follado con chaperos Zaragoza.

La noche anterior había ido a la fiesta de unos amigos en una galería de arte. Era la inauguración de una muestra de pinturas hiperrealistas. En la galería abundaba la bebida y había toda clase de invitados, entre ellos unos sensuales chaperos Zaragoza.

Recordé que luego de unas cuantas copas había tomado valor para acercarme a unos chaperos con los que me había calentado todo la noche.

Estaba totalmente desinhibido como consecuencia de la cantidad de bebida que tenía en mi sangre y lo único que deseaba era satisfacer mis necesidades inmediatas.

Los chaperos Zaragoza eran mucho más jóvenes que yo. Tenían cuerpos esbeltos, musculosos, piel bronceada, eran sencillamente perfectos.

Hablamos un rato y los invité a mi departamento a comer sushi y beber unos tragos.

Una vez en mi casa continuamos bebiendo. Los chaperos Zaragoza me habían puesto muy cachondo, se habían quitado sus camisas y yo contemplaba absorto sus torsos musculosos.

Me acerqué a uno de ellos y comencé a besar sus pectorales y acariciar su espalda mientras lo besaba en los labios. El otro de los chaperos se dirigió a la recámara…

Yo continué un rato calentándome con esos juegos previos, realmente deseaba que me follaran y sabía que no pasaría mucho tiempo hasta que esto sucediera.

Minutos después estábamos los tres en mi alcoba totalmente desnudos. Mi pene, a pesar del alcohol esta duro y erecto por la excitación que me invadía.

El más joven de los chaperos Zaragoza me empujó de repente sobre la cama, me colocó en cuatro y me dijo:

-Sé muy bien lo que estás buscando.

Luego de pronunciar estas palabras se colocó un profiláctico y me penetró, enterrando su polla hasta el fondo de mi culo.

Grité, un poco por el dolor y sorpresa que sentí y otro poco por el placer que me invadía. Lo que tanto deseaba finalmente estaba sucediendo.

Mientras uno de los chaperos Zaragoza me embestía, el otro tocaba mi cuerpo, me besaba y se masturbaba. Yo lo miraba deseoso, su pene era enorme, sus venas hinchadas… El chapero enterró su pene en mi boca hasta la garganta casi obligándome a chuparle la polla y eso fue precisamente lo que hice.

Mi culo estaba dilatado, sentí un chorro de semen en mi boca. Lo tragué y esto me excitó tanto que me corrí. El chapero continuo embistiéndome hasta que sentí un líquido caliente que chorreaba por mis nalgas.

Fue una increíble noche con chaperos Zaragoza que  a pesar del alcohol y la resaca, se ha vuelto memorable.